La Escuela de Equitación Las Cadenas cumple 30 años

El 3 de julio de 1988 se abrían las puertas de este centro hípico situado en Madrid, cumpliendo este verano 30 años desde su inauguración. La pasión por el mundo del caballo, el saber hacer y querer mejorar y las ganas de crear un proyecto ambicioso, llevaron a Lorenzo Ortiz y Anabel López a embarcarse en el mundo de la equitación y la cría de caballos Pura Raza Española.
Las Cadenas comenzó con unas sencillas instalaciones en el municipio de Camarma de Esteruelas, donde ambos propietarios instalaron su familia de dos hijos, y su profesión. Ahí comenzaron a forjar las bases de unos de los centros que actualmente se ha convertido en punto de referencia en el panorama ecuestre nacional. El negocio familiar arrancó con 2 hectáreas, desde las que ha crecido hasta contar en la actualidad con 19, un buen reflejo de la evolución del centro y sus actividades.

LOS PRIMEROS PASOS
En sus inicios, Las Cadenas abría sus puertas para todos aquellos amantes del mundo del caballo, con el objetivo de convertirse en un punto de encuentro para el disfrute y ocio de sus clientes. Lorenzo impartía él mismo las clases de equitación, conversaba con los propietarios de los caballos y organizaba todas las labores del día a día de la cuadra, mientras que Anabel siempre ha compaginado la gestión del centro con la atención de cara al público, ya sea en el restaurante de Las Cadenas como en la oficina de la hípica.
Pronto el pilar fundamental del centro pasó a ser la yeguada. Lorenzo siempre ha tenido una sensibilidad especial para la cría de caballos españoles. Sabe detectar las buenas líneas y los caballos con clase, y se ha adaptado siempre a las circunstancias sin perder su esencia. La Yeguada Las Cadenas es pionera y especializada en la cría de caballos PRE de capas diluidas, siendo Lorenzo hoy en día uno de los principales criadores y exportadores españoles. En tiempos en los que no existía la venta de caballos por internet, que el trato se hacía con un apretón de manos, y que aún el caballo español era tordo, castaño o negro…las capas diluidas eran una apuesta arriesgada, pero la amplitud de miras y el tener un claro objetivo, hizo que el riesgo tuviera su recompensa y hoy cuenta con una gran ganadería donde se pueden encontrar ejemplares perlinos, bayos, palominos… además de ser muy funcionales para el deporte y la doma clásica, y tener una importantísima proyección internacional en el desarrollo de la raza.

UNA GRAN ESCUELA
Según pasaban los años, el mundo de la equitación en España evolucionaba a pasos agigantados y la yeguada necesitaba de otros pilares para cubrir las necesidades de jinetes y aficionados. Cada vez había más gente interesada en aprender a montar a caballo, la hípica comenzaba a ser una afición para muchos y el área de pupilajes y escuela de equitación empezó a crecer exponencialmente. Hugo y Jimena, segunda generación en Las Cadenas, poco a poco van implementando nuevas ideas y áreas para ampliar la oferta, las actividades y la calidad de la enseñanza. Actualmente, Las Cadenas es el segundo centro de la Comunidad de Madrid con más alumnos federados, contando con más de 500 al año entre todas sus especialidades: doma clásica, salto de obstáculos, completo, iniciación y ponis. Además, son numerosas las actividades que se realizan para el fomento de la equitación, como los campamentos, rutas, coaching con caballos, equinoterapia, celebraciones de cumpleaños… todas encaminadas a acercar este bonito deporte al público en general.
Las instalaciones del centro son un factor esencial para ofrecer los servicios que los clientes demandan. Con 4 pistas cubiertas y 5 al aire libre con un firme de gran calidad, además de caminador ovalado para los clientes de pupilaje, espacios para la suelta de caballos, restaurante, un ambiente natural y relajado y un servicio familiar, Las Cadenas tiene la posibilidad de ofrecer, por ejemplo, Campeonatos de España de distintas disciplinas, al mismo tiempo que se desarrolla la actividad habitual del centro, el crecimiento a lo largo de estos 30 años ha sido impresionante.

NUEVOS TIEMPOS: COMPETICIÓN Y FORMACIÓN
La equitación seguía evolucionando, y lo que en un principio era un hobby, pasaba a convertirse en un deporte de competición para muchos. Ese cambio supuso una gran renovación para Las Cadenas, ya que la familia Ortiz decidió apostar por este nuevo pilar y crear una de las mejores zonas de concursos de España. El centro cuenta con 102 boxes fijos con comedero y bebedero automático, una pista de geotextil de 100×80 metros y otra de 70×55 metros, también de geotextil, con todas las necesidades de instalaciones y servicios perfectamente acondicionadas para la celebración de Campeonatos de España, concursos internacionales por ejemplo de raid, o numerosos concursos de doma y salto a lo largo de toda la temporada, con un calendario muy ambicioso año tras año.
Las Cadenas se está dando a conocer a la élite de la competición española gracias a la buena organización, el trato personal y la ayuda a los participantes en cada concurso. Unos de sus principales objetivos es que los jinetes que acuden a sus competiciones se sientan como en casa y se queden con ganas de volver. Sonsoles Roldán es la mayor representante de la competición de Las Cadenas, con varios caballos en Gran Premio y un potro muy prometedor de la propia yeguada, Talismán, con el que ha comenzado a competir esta temporada en 4 años.
Pero los pilares de Las Cadenas son cuatro. A la yeguada, la escuela y los concursos, ahora se suma una nueva área, la formación. El equipo de trabajo es consciente de la necesidad que tienen los profesionales de estar titulados y, por ello, se imparten en sus instalaciones cursos de técnico deportivo, monitor de ocio y tiempo libre, formaciones regladas sobre equitación y cursos privados para todos los amantes del caballo.

MIRANDO HACIA EL FUTURO
Por supuesto, la ayuda del equipo humano externo a la familia Ortiz es valiosísima. Pepe Gálvez es, además de jinete y profesor de doma, coordinador del área de competición, ofreciendo consejo y opinión certera desde el punto de vista del jinete, para crear un ambiente óptimo para los binomios y tomar las riendas del día a día de cada concurso. Francisco González acaba de incorporarse como director del centro de formación y llevará la batuta en las labores de gestión y desarrollo de cada curso, atención a los alumnos, selección del profesorado y áreas de enseñanza.
Las Cadenas ha logrado posicionarse como uno de los principales centros hípicos de España gracias a sus alumnos, sus clientes, las familias que van cada semana, los participantes de sus concursos, los caballos que les avalan y el esfuerzo y capacidad de superación de una empresa familiar que se ha convertido en un referente internacional en algunos de sus sectores.
El proyecto es, en general, muy ambicioso en cuanto a la oferta formativa, con un amplio calendario de competición, una cría cuidada y específica de caballos PRE y una enseñanza de calidad para todos los alumnos y apasionados del caballo. En su 30 cumpleaños, siguen amando el caballo como el primer día

El 3 de julio de 1988 se abrían las puertas de este centro hípico situado en Madrid, cumpliendo este verano 30 años desde su inauguración. La pasión por el mundo del caballo, el saber hacer y querer mejorar y las ganas de crear un proyecto ambicioso, llevaron a Lorenzo Ortiz y Anabel López a embarcarse en el mundo de la equitación y la cría de caballos Pura Raza Española.
Las Cadenas comenzó con unas sencillas instalaciones en el municipio de Camarma de Esteruelas, donde ambos propietarios instalaron su familia de dos hijos, y su profesión. Ahí comenzaron a forjar las bases de unos de los centros que actualmente se ha convertido en punto de referencia en el panorama ecuestre nacional. El negocio familiar arrancó con 2 hectáreas, desde las que ha crecido hasta contar en la actualidad con 19, un buen reflejo de la evolución del centro y sus actividades.

LOS PRIMEROS PASOS
En sus inicios, Las Cadenas abría sus puertas para todos aquellos amantes del mundo del caballo, con el objetivo de convertirse en un punto de encuentro para el disfrute y ocio de sus clientes. Lorenzo impartía él mismo las clases de equitación, conversaba con los propietarios de los caballos y organizaba todas las labores del día a día de la cuadra, mientras que Anabel siempre ha compaginado la gestión del centro con la atención de cara al público, ya sea en el restaurante de Las Cadenas como en la oficina de la hípica.
Pronto el pilar fundamental del centro pasó a ser la yeguada. Lorenzo siempre ha tenido una sensibilidad especial para la cría de caballos españoles. Sabe detectar las buenas líneas y los caballos con clase, y se ha adaptado siempre a las circunstancias sin perder su esencia. La Yeguada Las Cadenas es pionera y especializada en la cría de caballos PRE de capas diluidas, siendo Lorenzo hoy en día uno de los principales criadores y exportadores españoles. En tiempos en los que no existía la venta de caballos por internet, que el trato se hacía con un apretón de manos, y que aún el caballo español era tordo, castaño o negro…las capas diluidas eran una apuesta arriesgada, pero la amplitud de miras y el tener un claro objetivo, hizo que el riesgo tuviera su recompensa y hoy cuenta con una gran ganadería donde se pueden encontrar ejemplares perlinos, bayos, palominos… además de ser muy funcionales para el deporte y la doma clásica, y tener una importantísima proyección internacional en el desarrollo de la raza.

UNA GRAN ESCUELA
Según pasaban los años, el mundo de la equitación en España evolucionaba a pasos agigantados y la yeguada necesitaba de otros pilares para cubrir las necesidades de jinetes y aficionados. Cada vez había más gente interesada en aprender a montar a caballo, la hípica comenzaba a ser una afición para muchos y el área de pupilajes y escuela de equitación empezó a crecer exponencialmente. Hugo y Jimena, segunda generación en Las Cadenas, poco a poco van implementando nuevas ideas y áreas para ampliar la oferta, las actividades y la calidad de la enseñanza. Actualmente, Las Cadenas es el segundo centro de la Comunidad de Madrid con más alumnos federados, contando con más de 500 al año entre todas sus especialidades: doma clásica, salto de obstáculos, completo, iniciación y ponis. Además, son numerosas las actividades que se realizan para el fomento de la equitación, como los campamentos, rutas, coaching con caballos, equinoterapia, celebraciones de cumpleaños… todas encaminadas a acercar este bonito deporte al público en general.
Las instalaciones del centro son un factor esencial para ofrecer los servicios que los clientes demandan. Con 4 pistas cubiertas y 5 al aire libre con un firme de gran calidad, además de caminador ovalado para los clientes de pupilaje, espacios para la suelta de caballos, restaurante, un ambiente natural y relajado y un servicio familiar, Las Cadenas tiene la posibilidad de ofrecer, por ejemplo, Campeonatos de España de distintas disciplinas, al mismo tiempo que se desarrolla la actividad habitual del centro, el crecimiento a lo largo de estos 30 años ha sido impresionante.

NUEVOS TIEMPOS: COMPETICIÓN Y FORMACIÓN
La equitación seguía evolucionando, y lo que en un principio era un hobby, pasaba a convertirse en un deporte de competición para muchos. Ese cambio supuso una gran renovación para Las Cadenas, ya que la familia Ortiz decidió apostar por este nuevo pilar y crear una de las mejores zonas de concursos de España. El centro cuenta con 102 boxes fijos con comedero y bebedero automático, una pista de geotextil de 100×80 metros y otra de 70×55 metros, también de geotextil, con todas las necesidades de instalaciones y servicios perfectamente acondicionadas para la celebración de Campeonatos de España, concursos internacionales por ejemplo de raid, o numerosos concursos de doma y salto a lo largo de toda la temporada, con un calendario muy ambicioso año tras año.
Las Cadenas se está dando a conocer a la élite de la competición española gracias a la buena organización, el trato personal y la ayuda a los participantes en cada concurso. Unos de sus principales objetivos es que los jinetes que acuden a sus competiciones se sientan como en casa y se queden con ganas de volver. Sonsoles Roldán es la mayor representante de la competición de Las Cadenas, con varios caballos en Gran Premio y un potro muy prometedor de la propia yeguada, Talismán, con el que ha comenzado a competir esta temporada en 4 años.
Pero los pilares de Las Cadenas son cuatro. A la yeguada, la escuela y los concursos, ahora se suma una nueva área, la formación. El equipo de trabajo es consciente de la necesidad que tienen los profesionales de estar titulados y, por ello, se imparten en sus instalaciones cursos de técnico deportivo, monitor de ocio y tiempo libre, formaciones regladas sobre equitación y cursos privados para todos los amantes del caballo.

MIRANDO HACIA EL FUTURO
Por supuesto, la ayuda del equipo humano externo a la familia Ortiz es valiosísima. Pepe Gálvez es, además de jinete y profesor de doma, coordinador del área de competición, ofreciendo consejo y opinión certera desde el punto de vista del jinete, para crear un ambiente óptimo para los binomios y tomar las riendas del día a día de cada concurso. Francisco González acaba de incorporarse como director del centro de formación y llevará la batuta en las labores de gestión y desarrollo de cada curso, atención a los alumnos, selección del profesorado y áreas de enseñanza.
Las Cadenas ha logrado posicionarse como uno de los principales centros hípicos de España gracias a sus alumnos, sus clientes, las familias que van cada semana, los participantes de sus concursos, los caballos que les avalan y el esfuerzo y capacidad de superación de una empresa familiar que se ha convertido en un referente internacional en algunos de sus sectores.
El proyecto es, en general, muy ambicioso en cuanto a la oferta formativa, con un amplio calendario de competición, una cría cuidada y específica de caballos PRE y una enseñanza de calidad para todos los alumnos y apasionados del caballo. En su 30 cumpleaños, siguen amando el caballo como el primer día

2018-07-19T10:15:10+00:00